Psicoperspectivas. Individuo y Sociedad, Vol. 11, No. 2 (2012)

Tamaño de la letra:  Pequeña  Mediana  Grande
doi: 10.5027/psicoperspectivas-Vol11-Issue2-fulltext-196
Untitled Document

ISSN 0717-7798
ISSNe 0718-6924

VOL. 11, Nº 2, 2012

 

 

 

 

 

 

 

 

PROPIEDADES PSICOMÉTRICAS DE LA ESCALA DE BIENESTAR PSICOLÓGICO Y SU ESTRUCTURA FACTORIAL EN UNIVERSITARIOS CHILENOS

PSYCHOMETRIC PROPERTIES AND FACTOR STRUCTURE OF SCALE OF PSYCHOLOGICAL WELL-BEING IN CHILEAN UNIVERSITY STUDENTS

Alex Véliz Burgos (*)
Universidad Mayor, Chile

Resumen: El estudio analiza las propiedades psicométricas y la estructura factorial de la Escala de Bienestar Psicológico de Ryff (1989) adaptada por van Dierendonck (2004). Se aplicó la escala a una muestra de 691 universitarios chilenos, con una media de 21.4 años (DT 2.6 años). La confiabilidad más alta de las subescalas es Autoaceptación (.79) y la más baja Propósito en la Vida (.54). El análisis factorial confirmatorio muestra un RMSEA de .068 considerado aceptable, un valor CFI igual a .95, un valor de NNFI .94 y un SRMR con un valor de .060. Se concluye que el modelo tendría un ajuste adecuado, lo que permitiría su uso en la población universitaria chilena.

Palabras clave: bienestar psicológico, bienestar, análisis factorial confirmatorio, Ryff, propiedades psicométricas

Abstract: The study analyzes the psychometric properties and factor structure of Ryff’s (1989) Psychological Well-being Scale adapted by van Dierendonck (2004). The scale was applied to a sample of 691 Chilean university students averaging 21.4 years old (SD 2.6 years). The highest reliability among sub-scales is Self-acceptance (.79) and the lowest Purpose in Life (.54). Confirmatory factor analysis shows an RMSEA of .068 which was deemed acceptable, a CFI value of .95, an NNFI of .94 and an SRMR of .060. We conclude that the model fit is adequate, so it may be used on the Chilean university student population.

Keywords: psychological well-being, well-being, psychometric properties, Ryff, confirmatory factor analysis

(*) Autor para correspondencia: Alex Véliz Burgos. Correo de contacto: alex.véliz@umayor.cl




Introducción

El concepto de bienestar psicológico se enmarca dentro de la Psicología Social Positiva. Esta nueva área de la Psicología centra su interés en el estudio del desarrollo personal, las experiencias positivas, el bienestar subjetivo o nivel de felicidad y el funcionamiento óptimo de las personas, las comunidades y la sociedad (Duckworth, Steen y Seligman, 2005; Snyder y López, 2005).

Los estudios en el ámbito del bienestar subjetivo que se han desarrollado muestran que los atributos de las personas con mayor felicidad están principalmente relacionados con el tener una vida placentera, comprometida y con un significado positivo (Seligman, 2003).

Así, si consideramos los efectos beneficiosos de las creencias positivas sobre el individuo y como esto se asocia a criterios positivos de salud mental, así como a necesidades básicas satisfechas (Furnham, 2003), encontramos lo siguiente: un individuo con un adecuado bienestar psicológico. Concretamente, la satisfacción de la necesidad hedónica o de maximizar el placer refuerza una visión positiva y segura del entorno, la satisfacción de la necesidad de creencias positivas del individuo conduce a la alta autoestima y aceptación de si mismo; la satisfacción de la necesidad de significado y justicia refuerza el propósito, sentido y coherencia; la satisfacción de la necesidad de afiliación lleva a una aceptación y relaciones positivas con otros y, finalmente, la satisfacción de la necesidad de autodeterminación y control interno refuerza una visión de dominio y autonomía personal.

En general, pueden distinguirse dos componentes del bienestar subjetivo: los aspectos cognitivos, representados por la apreciación de satisfacción con la vida, y los aspectos afectivos o emocionales, representados por la balanza de afectos o percepción personal de la felicidad/tristeza (Argyle y Martin, 1991).

De esta forma, se plantea que mayores niveles de bienestar subjetivo suponen, a nivel colectivo: un mayor desarrollo económico; una cultura centrada en el individuo, en la que las personas tengan una mayor libertad para elegir sobre su propia vida; una preocupación por la igualdad social, la legitimación de relaciones sociales igualitarias y un desarrollo social armónico (Bilbao, 2008; Lima y Novo, 2006; Veenhoven, 1999). Por el contrario, menores niveles de bienestar subjetivo se relacionarían con mayor número de problemas de salud mental, integración social, bajo autoconcepto, niveles de autoeficacia deficitarios, entre otros.

Lo anterior ha suscitado un gran interés de estudio. De allí que, tanto la construcción de medidas de análisis del bienestar como sus implicaciones y su relación con el desarrollo humano, han generado en los últimos años una gran cantidad de producción científica (Abbott, Ploubidis, Huppert, Kuh, Wadsworth y Croudace, 2006; Cabañero, Richard, Cabrero, Orts, Reig y Tosal, 2004; Díaz, Rodríguez, Blanco, Moreno, Gallardo, Valle y Dierendonck, 2006; Keyes, Shmotkin y Ryff, 2002; van Dierendonck, 2004).

El objetivo del estudio fue verificar las características psicométricas de la escala de bienestar Psicológico de Ryff (versión de 39 ítems) y el nivel de ajuste del modelo hexadimensional en estudiantes universitarios de Temuco.

Principales estudios respecto al bienestar psicológico

Los estudios ligados al bienestar se han desarrollado en torno a dos líneas de trabajo paralelas, de acuerdo a la definición del constructo que abordan. Una de ellas es definida como bienestar subjetivo, cercana a conceptos de larga tradición en la Psicología como el de satisfacción con la vida y que hace referencia a la experiencia subjetiva de felicidad, fruto de un balance global entre las situaciones de placer y displacer. Como indican Diener y Lucas (1999), se incluyen aquí los juicios cognitivos sobre satisfacción con la vida y las evaluaciones afectivas tanto positivas como negativas. La segunda línea de trabajo se ha definido como bienestar psicológico, concepto que Ryan y Deci (2001) sitúan en el proceso y consecución de aquellos valores que nos hacen sentir vivos y auténticos, que nos hacen crecer como personas, y no tanto en las actividades que nos dan placer o nos alejan del dolor (Bilbao, 2008). Uno de los trabajos más replicados en diferentes contextos es el realizado por Ryff, que plantea una estructura de seis factores propios del bienestar, obtenidos mediante análisis factoriales exploratorios y confirmatorios, y en diversas versiones de distinta longitud de las escalas de Ryff (Ryff, 1989; Ryff y Keyes, 1995; Keyes, Shmotkin y Ryff, 2002).

Las dimensiones planteadas por Ryff (1995) en su escala son:

  1. La auto-aceptación: Se relaciona con el hecho que las personas se sientan bien consigo mismas siendo conscientes de sus limitaciones. Tener actitudes positivas hacia uno mismo es una característica fundamental del funcionamiento psicológico positivo.

  2. Relaciones positivas: Se requiere mantener relaciones sociales estables y tener amigos en los que pueda confiar. La capacidad para amar y una afectividad madura es un componente fundamental del bienestar y de la salud mental.

  3. Dominio del entorno: Habilidad personal para elegir o crear entornos favorables para si mismos. Las personas con un alto dominio del entorno poseen una mayor sensación de control sobre el mundo y se sienten capaces de influir sobre el contexto que les rodea.

  4. Autonomía: Evalúa la capacidad de la persona de sostener su propia individualidad en diferentes contextos sociales. Se espera que personas con altos niveles de autonomía puedan resistir mejor la presión social y autorregular mejor su comportamiento.

  5. Propósito en la vida: Se requiere que la persona tenga metas claras y sea capaz de definir sus objetivos vitales. Un alto puntaje en esta sub-escala indicaría que se tiene claridad respecto a lo que se quiere en la vida.

  6. Crecimiento personal: Evalúa la capacidad del individuo para generar las condiciones para desarrollar sus potencialidades y seguir creciendo como persona.

La estructura factorial de las escalas de Ryff ha sido verificada mediante análisis factoriales confirmatorios en sus diferentes versiones posteriores. Así, por ejemplo, en muestras holandesas, van Dierendonck (2004) encuentra que el mejor modelo es el de seis factores con un factor de segundo orden, aunque los ajustes tampoco fueron muy satisfactorios y exigieron la eliminación de ítems. Por su parte, Abbott, Ploubidis, Huppert, Kuh, Wadsworth y Croudace (2006) encuentran también una estructura de seis factores, pero con un factor de segundo orden afectando a cuatro de los factores de primer orden, si bien el ajuste solamente resultó satisfactorio con la reducción de ítems y la modelización de factores que, al margen del contenido del ítem, agrupaban a los formulados positiva y negativamente. También Springer y Hauser (2006) evalúan diversos modelos factoriales confirmatorios para las escalas de Ryff en tres grandes muestras de datos estadounidenses de carácter nacional, concluyendo que la distinción de seis factores es dudosa dadas sus altas intercorrelaciones. Este artículo ha sido replicado por Ryff y Singer (2006), señalando que el mejor ajuste global sigue siendo el de seis factores, lo que no obstante no resuelve el problema de las altas intercorrelaciones entre factores (Springer, Hauser y Freese, 2006). En el contexto español, diferentes estudios han utilizado estas escalas como base para la investigación empírica del bienestar en el envejecimiento (Triadó, 2003; Navarro, Meléndez y Tomás, 2007), encontrándose índices aceptables de fiabilidad para las escalas, aunque indican que éstas en su versión de 14 ítems por factor son demasiado extensas tanto para su aplicación como para la obtención de una estructura factorial exploratoria adecuada. Además, se verifica la necesidad de realizar análisis confirmatorios de las distintas versiones para comprobar su estructura.

Dentro de estos estudios, el trabajo de Díaz, Rodríguez, Blanco, Moreno, Gallardo, Valle y van Dierendonck (2006) en población española, probó diversos modelos para verificar la estructura más aceptable para la escala. Para mejorar las propiedades psicométricas de la escala, generan una propuesta de 29 ítems. También Tomás, Meléndez y Navarro (2008) han estudiado la estructura factorial de las escalas, concretamente en muestra de personas jubiladas, no empleando directamente los ítems, sino agregados de éstos, y sin obtener ajustes plenamente satisfactorios. En un trabajo con personas mayores, Triadó, Villar, Solé y Celdrán (2007) han puesto a prueba las diversas estructuras factoriales encontradas en la literatura para la versión de 54 ítems, y las conclusiones son muy similares, aunque con ajustes altamente insatisfactorios.

Un problema adicional de los resultados de todos los trabajos que han empleado análisis factorial confirmatorio, es que resulta difícil escoger entre los modelos de cinco y seis factores, pues sus índices de ajuste son muy similares, algunas veces a favor del modelo de cinco y otras del de seis, lo que probablemente se encuentra relacionado con las elevadas correlaciones entre las dimensiones, que no favorecen la validez discriminante que los autores defienden de las escalas (Ryff y Singer, 2006).

Con independencia de lo anterior, los diferentes trabajos no han reportado resultados concluyentes respecto al número de dimensiones de la escala, por lo que es deseable la verificación de la dimensionalidad propuesta por Ryff en población distinta a la europea y norteamericana.

Método

Diseño

El diseño del estudio está centrado en el análisis psicométrico de un instrumento de medida: la Escala de Bienestar Psicológico de Ryff, adaptada por van Dierendonck (2004). A este tipo de diseños cabe denominarlos “instrumentales” (Montero y León, 2005), dado que se pretende el estudio de la adaptación y las propiedades psicométricas de los tests. Este tipo de diseño puede considerarse robusto en los aspectos de validez externa de situación o validez ecológica (Bronfenbrenner, 1977), puesto que la aplicación del instrumento se ha realizado de la manera menos intrusiva posible, en los grupos de aula universitaria en su ubicación y composición habitual. Desde esta perspectiva, se puede señalar que los resultados de un estudio son válidos ecológicamente porque las conjeturas que se obtendrán tienen en cuenta el contexto donde se producen los fenómenos. Este estudio es de tipo transversal, ya que las variables son identificadas en un punto en el tiempo y las relaciones entre las mismas son determinadas simultáneamente.

Participantes

La muestra de investigación está formada por 691 estudiantes universitarios de ambos sexos de la ciudad de Temuco, Chile. El rango de edad de los sujetos de estudio oscila entre los 17 y los 30 años, con una media de 21.4 años y un desviación estándar de 2,6 años. Respecto al género de los participantes del estudio, un 62.1% corresponden a mujeres y un 37.9% a hombres.

Instrumentos de medida

Escala de Bienestar Psicológico de Ryff (1989, adaptada por van Dierendonck, 2004 y traducida al español por Díaz, Rodríguez, Blanco, Moreno, Gallardo, Valle y van Dierendonck, 2006).

En la versión utilizada se conservan las seis sub-escalas originales del test. Estas sub-escalas son: I.- Autoaceptación, 6 ítems; II.- Relaciones Positivas, 6 ítems; III.- Autonomía, 8 ítems; IV.- Dominio del entorno, 6 ítems; V.- Propósito en la vida, 7 ítems; VI.- Crecimiento Personal, 6 ítems. El total de ítems de la Escala es 39, su formato de respuesta está compuesto por puntuaciones tipo Likert que van de 1 a 6, donde 1=Totalmente en Desacuerdo y 6=Totalmente de Acuerdo. La consistencia interna (medida con Alfa de Cronbach) de las sub-escalas de Bienestar Psicológico de la versión española propuesta por Van Dierendonk (2004) es la siguiente: Autoaceptación= .83, Relaciones positivas= .81, Autonomía= .73, Dominio del entorno= .71, Propósito en la vida= .83 y Crecimiento personal= .68.

La validez factorial de la escala original se comprobó mediante Análisis Factorial Confirmatorio (Método de extracción: Máxima verosimilitud. Método de rotación: Normalización Oblimin con Kaiser.), empleando el programa AMOS 5.0. Se comprobó su validez a través de la comparación de seis modelos diferentes.

        Medidas sociodemográficas. En la última página del cuadernillo con la escala y sus respectivas instrucciones de respuesta, se incorporó un apartado que contenía preguntas relativas a a) sexo, b) edad, y c) carrera estudiada.

Procedimiento

Este estudio se inicia en el mes de marzo del 2010, mes donde se inicia el año académico universitario chileno. Se tomó contacto con autoridades académicas de varias universidades y se les presentó la solicitud para realizar el estudio y devolver la información obtenida de manera que se pudiera conocer un perfil del estudiante de la casa de estudios. Una vez que obtenida la autorización, durante el mismo mes de marzo se tomó contacto con diferentes directores de escuela. Se sostuvieron entrevistas con cada uno de ellos y se explicaron los objetivos generales de la investigación. Durante los meses de abril, mayo y junio del año 2010, se acudió a cada aula universitaria y se procedió a explicar el objetivo general del estudio, solicitando que cada alumno respondiera voluntariamente el cuadernillo con la versión final. Respondieron el cuadernillo los participantes que voluntariamente desearon hacerlo. Durante la aplicación de la escala se respondieron las dudas de los estudiantes respecto a los ítems, el significado de algunos conceptos y las instrucciones de respuesta. La duración promedio de la aplicación fue de 30 minutos.

Los datos obtenidos fueron codificados y guardados en una nueva planilla Excel, exportados posteriormente a las plataformas SPSS y LISREL.

Resultados

Estadísticos descriptivos Escala de Bienestar Psicológico

En la Tabla 1 se presentan los descriptivos de la Escala de Bienestar Psicológico para verificar su distribución en la muestra utilizada.

Tabla 1
Descriptivos Escala de Bienestar Psicológico

Máx Media Desv. típ.
BS_1 Estoy contento con cómo me han resultados las cosas 64.50 1.28
BS_2 A menudo me siento solo/a porque tengo pocos amigos íntimos 6 4.50 1.64
BS_3 Expreso mis opiniones, aunque sean opuestas a la mayoría64.501.43
BS_4 Me preocupa cómo se evalúan las elecciones que he hecho64.301.60
BS_5 Es difícil dirigir mi vida hacia un camino que me satisfaga64.561.56
BS_6 Disfruto haciendo planes y trabajar para hacerlos realidad65.171.15
BS_7 En general, me siento seguro/a conmigo mismo/a64.951.15
BS_8 No tengo muchas personas que quieran escucharme64.711.56
BS_9 Tiendo a preocuparme sobre lo que otros piensan de mí64.301.56
BS_10 Me juzgo por lo que yo creo que es importante64.671.38
BS_11 He construido un hogar y modo de vida a mi gusto64.451.34
BS_12 Soy activo al realizar los proyectos que me propongo64.991.02
BS_13 Hay muchas cosas de mí mismo que cambiaría63.391.72
BS_14 Siento que mis amistades me aportan muchas cosas64.921.24
BS_15 Tiendo a estar influenciado por gente con fuertes convicciones64.311.51
BS_16 Siento que soy responsable de la situación en la que vivo65.121.12
BS_17 Me siento bien con lo hecho en el pasado y con lo que espero hacer en el futuro64.731.23
BS_18 Mis objetivos en la vida han sido más satisfactorios que frustrantes64.881.20
BS_19 Me gusta la mayor parte de los aspectos de mi personalidad64.881.12
BS_20 La mayor parte de las personas tienen más amigos que yo64.011.74
BS_21 Tengo confianza en mis opiniones por sobre las del consenso general64.771.19
BS_22 Las demandas de la vida diaria a menudo me deprimen64.191.55
BS_23 Tengo clara la dirección y el objetivo de mi vida65.171.14
BS_24 Siento que sigo aprendiendo más sobre mí mismo/a65.420.93
BS_25 Me siento decepcionado/a de mis logros en la vida64.691.52
BS_26 No he experimentado muchas relaciones cercanas y de confianza64.631.55
BS_27 Me es difícil expresar mis opiniones en asuntos polémicos64.311.52
BS_28 Soy bueno/a manejando las responsabilidades de mi vida 64.791.22
BS_29 No tengo claro qué es lo que intento conseguir en la vida65.021.48
BS_30 Hace tiempo que dejé de intentar hacer grandes mejoras en mi vida64.991.36
BS_31 Me siento orgulloso/a de quien soy y la vida que llevo65.031.20
BS_32 Puedo confiar en mis amigos, y ellos en mí65.211.20
BS_33 Cambio mis decisiones si mis amigos o familia están en desacuerdo64.221.53
BS_34 Mi vida está bien como está, no cambiaría nada63.811.60
BS_35 Pienso que es importante tener nuevas experiencias 65.121.11
BS_36 Realmente con los años no he mejorado mucho como persona64.361.70
BS_37 Con el tiempo me he desarrollado mucho como persona65.171.06
BS_38 La vida ha sido un proceso continuo de estudio, cambio y crecimiento65.360.95
BS_39 Si me sintiera infeliz con mi vida trataría de cambiarla65.071.29

Fuente: Elaboración propia.

Como se puede apreciar, un número importante de ítems presenta medias superiores a 5.0, aunque en general la desviación típica asegura una capacidad de discriminación dentro de los rangos aceptables. Entre los ítems con medias altas se encuentran los siguientes: 6, 16, 23, 24, 29, 31, 32, 35, 37, 38 y 39.

Consistencia interna

A fin de verificar la consistencia interna de cada una de las sub-escalas de la muestra de universitarios chilenos, se calculó el coeficiente alfa de Cronbach para cada sub-escala, siguiendo la propuesta de van Dierendonck (2004). A continuación se presentan los índices de consistencia interna obtenidos a través de alfa de Cronbach en los estudiantes universitarios chilenos (ver Tabla 2).

Tabla 2
Consistencia interna en muestra de Universitarios Chilenos

Sub-escalas Alfa de Cronbach
Autoaceptación 0.79
Relaciones positivas 0.75
Autonomía 0.67
Dominio del entorno 0.62
Propósito en la vida 0.54
Crecimiento personal 0.78

Fuente: Elaboración propia.

Se observa en la Tabla 2 que de las seis sub-escalas, la consistencia interna en los universitarios chilenos es menor que en la muestra original de la escala de 39 ítems, excepto en la sub-escala crecimiento personal, donde la consistencia interna de la sub-escala en universitarios chilenos es mayor que en el estudio de van Dierendonck (2004). Esto podría deberse entre otras circunstancias a efectos culturales que inciden en la interpretación que se le da a determinados ítems en una muestra y otra.

Análisis factorial exploratorio

A fin de comprobar la dimensionalidad propuesta para la Escala de Bienestar Psicológico, se procedió a realizar dos análisis sucesivos. El primero de ellos fue la verificación preliminar de la dimensionalidad de la escala a través de un Análisis Factorial Exploratorio (método de extracción máxima verosimilitud), utilizando para ello el programa SPSS 17.0. Cabe señalar que en estos análisis fueron excluidos los ítems 10 y 34 por presentar una baja relación con sus sub-escalas y afectar su fiabilidad. En el caso del ítem 10, su eliminación permite que la sub-escala autonomía a la que pertenece el ítem aumente su nivel de confiabilidad de 0.67 a 0.69. En el caso del ítem 34 que pertenece a la sub-escala crecimiento personal permite aumentar la fiabilidad de 0.54 a 0.60. Por lo tanto, los análisis se realizan con 37 ítems de la escala.

A continuación, se presentan los hallazgos del análisis factorial exploratorio de la Escala de Bienestar Psicológico de Ryff (adaptación de van Dierendonck, 2004).

En primer lugar, para evaluar la pertinencia del análisis factorial se estimó el estadístico de adecuación de la muestra de Kaiser-Meyer-Olkin (KMO) y la prueba de esfericidad de Bartlett. La prueba KMO1 entregó un valor de 0.927. Se complementa este dato con la prueba de esfericidad de Bartlett, que obtuvo un valor adecuado, de X2(666) = 8192,896 (p< .001). Los resultados de ambas pruebas indican que los datos poseen las características apropiadas para realizar un análisis factorial.

Como se puede observar en la Tabla 3, el análisis factorial muestra una varianza explicada inicial de 48%, mientras la solución rotada con los seis factores propuestos en la Escala de Ryff (1989, modificada por Van Dierendonck, 2004) entrega una varianza explicada del 38% (Ver Tabla 4). El porcentaje de varianza explicada es bajo y, si se considera la varianza explicada en la escala adaptada por van Dierendonck2, se requiere realizar un análisis factorial confirmatorio para verificar la adecuación del modelo a lo planteado por sus autores.

Tabla 3
Valores propios, porcentajes de varianza y porcentajes acumulados en el análisis factorial de la Escala de Bienestar Psicológico en Universitarios Chilenos

Componente Valor propio inicial % de varianza % acumulado
19.6025.9625.96
22.406.4832.43
31.844.9837.41
41.484.0041.41
51.313.5444.96
61.173.1648.12

Fuente: Elaboración propia.

En la Tabla 4 se presenta la matriz factorial rotada 3, recogiendo únicamente los pesos superiores a 0.30. Como se puede apreciar, los ítems que componen cada factor no corresponden a los postulados originalmente para cada sub-escala, conformándose nuevas configuraciones de ítem por factor. Por ejemplo, la sub-escala Autoaceptación, en la versión adaptada de van Dierendonck (2004), está conformada por los ítems 1,7, 13, 19, 25 y 31. En el análisis factorial con la muestra de estudiantes universitarios chilenos, esta sub-escala aparece conformada por los ítems 1, 7, 11, 12, 13, 17, 18, 19, 23, 25 y 35, además, varios ítems son explicados por más de un factor. Se requiere, por lo tanto, profundizar en el análisis de la estructura factorial propuesta a través de un análisis factorial confirmatorio. El ítem 16 no estaría explicado por ningún factor común en este Análisis Factorial Exploratorio.

Tabla 4
Matriz de estructura de la Escala de Bienestar Psicológico, saturación de los ítems en seis factores

Factor
1 2 3 4 5 6
1 Estoy contento con cómo han resultados las cosas en mi vida.717-.345.325
2 A menudo me siento solo/a porque tengo pocos amigos íntimos.306.392.345-.595
3 Expreso mis opiniones, aunque sean opuestas a la mayoría.621
4 Me preocupa cómo se evalúan las elecciones que he hecho.596
5 Es difícil dirigir mi vida hacia un camino que me satisfaga.381.495.498-.391.314
6 Disfruto haciendo planes y trabajar para hacerlos realidad.400.376.404.446
7 En general, me siento seguro/a conmigo mismo/a.607.392-.369.568.465
8 No tengo muchas personas que quieran escucharme-.612
9 Tiendo a preocuparme sobre lo que otra gente piensa de mí.558
11 He sido capaz de construir un hogar y un modo de vida a mi gusto.506.424
12 Soy una persona activa al realizar los proyectos que me propongo.528.352.418.473
13 Si pudiera hay muchas cosas de mí mismo que cambiaría.451.444.341-.320.326
14 Siento que mis amistades me aportan muchas cosas-.525
15 Tiendo a estar influenciado por gente con fuertes convicciones.450.318
16 Siento que soy responsable de la situación en la que vivo
17 Me siento bien con lo hecho en el pasado y con lo que espero hacer en el futuro.752.313.333
18 Mis objetivos en la vida han sido más satisfactorios que frustrantes.657.350.309.361
19 Me gusta la mayor parte de los aspectos de mi personalidad.567.333-.323.616.383
20 La mayor parte de las personas tienen más amigos que yo.313.338-.586
21 Tengo confianza en mis opiniones por sobre las del consenso general.317.545
22 Las demandas de la vida diaria a menudo me deprimen.348.435.418-.383
23 Tengo clara la dirección y el objetivo de mi vida.515.550.390.430
24 En general, siento que sigo aprendiendo más sobre mí mismo/a.315.380.398
25 Me siento decepcionado/a de mis logros en la vida.536.408.580-.313
26 No he experimentado muchas relaciones cercanas y de confianza.330.363-.563
27 Me es difícil expresar mis opiniones en asuntos polémicos.409.317-.327.373
28 Soy bueno/a manejando las responsabilidades de mi vida.388.303.406.430.498
29 No tengo claro qué es lo que intento conseguir en la vida.302.810.313.353
30 Hace tiempo que dejé de intentar hacer grandes mejoras en mi vida.523
31 Me siento orgulloso/a de quien soy y la vida que llevo.667.512.425.461
32 Puedo confiar en mis amigos, y ellos en mí.378-.481.349
33 Cambio mis decisiones si mis amigos o familia están en desacuerdo.530.338
35 Pienso que es importante tener nuevas experiencias.332
36 Realmente con los años no he mejorado mucho como persona.326.334
37 Con el tiempo me he desarrollado mucho como persona.428.678
38 La vida ha sido un proceso continuo de estudio, cambio y crecimiento.448.377.349.703
39 Si me sintiera infeliz con mi vida trataría de cambiarla.414
% varianza explicada4 24.374.802.942.751.971.52
Suma de las saturaciones al cuadrado de la rotación56.023.554.833.794.204.25

Fuente: Elaboración propia.

Análisis factorial confirmatorio

A continuación, la figura 1 muestra los indicadores de ajuste del modelo hexadimensional de Bienestar Psicológico utilizado en el estudio.

Se observa en la Figura 1 que el modelo hexadimensional del bienestar psicológico presentaría un nivel de ajuste razonable para su utilización en población de universitarios chilenos. En la Tabla 5 se observa que los pesos factoriales oscilan entre 0.26 y 0.72, siendo la mayoría de los pesos de tamaño moderado. La tabla de pesos factoriales muestra que los pesos de los ítems de los factores 1, 2, 3 y 6 oscilan entre 0.40 y 0.72. Sin embargo, en los factores 4 y 5 existen ítems con carga factorial baja. En el primer factor señalado los ítems 16 y 39 presentan pesos de 0.26 y 0.31 respectivamente y en el segundo factor señalado los ítems 35 y 36 que presentan un peso factorial discreto.


Figura 1. Análisis factorial confirmatorio Escala de Bienestar Psicológico. Fuente: Elaboración propia.

Tabla 5
Pesos factoriales de cada ítem con el factor correspondiente

Ítem Autoaceptación Relaciones Positivas Autonomía Dominio del Entorno Crecimiento Personal Propósito en la vida
BS_10.61
BS_7 0.72
BS_13 0.49
BS_190.65
BS_250.62
BS_310.72
BS_20.66
BS_80.60
BS_140.45
BS_200.65
BS_260.60
BS_320.46
BS_30.40
BS_40.52
BS_90.54
BS_150.44
BS_210.50
BS_270.53
BS_330.51
BS_50.58
BS_110.50
BS_160.26
BS_220.52
BS_280.56
BS_390.31
BS_240.48
BS_300.43
BS_350.35
BS_360.31
BS_370.66
BS_380.72
BS_60.54
BS_120.63
BS_170.65
BS_180.65
BS_230.65
BS_290.56

Fuente: Elaboración propia.

Se observa en la Tabla 6 que los factores presentan correlaciones positivas entre sí, las magnitudes de esas relaciones se consideran entre adecuadas y altas, lo que indica que todos las dimensiones o factores de la escala de Bienestar Psicológico están estrechamente relacionadas. Sin embargo, algunas de esas correlaciones son superiores a 0.90, lo que implicaría que algunas de las dimensiones iniciales son redundantes y colineales.

Tabla 6
Correlación entre los factores de Escala de Bienestar Psicológico

Factores 1 2 3 4 5 6
1. Autoaceptación1
2. Relaciones Positivas0.691.00
3. Autonomía0.620.551.00
4. Dominio del Entorno0.930.720.781.00
5. Propósito en la Vida0.900.530.480.901.00
6. Crecimiento Personal0.970.570.550.930.841.00

Fuente: Elaboración propia.

Finalmente, los coeficientes de ajuste del modelo se presentan en la Tabla 7. La bondad del ajuste de un modelo se evalúa a través del estadístico χ2 mediante la razón entre χ2 y el número de grados de libertad (χ2/gl) —cuyo valor debe ser menor de 3 para indicar un ajuste adecuado-. Para Hu y Bentler (1999) se logra un ajuste adecuado cuando CFI y NNFI son iguales o superiores a 0.95, RMSEA tiene un valor menor a 0.06 y SRMR tiene un valor inferior a 0.05. No obstante, plantean que el ajuste de todo modelo debe ser flexible considerando las variables, objetivos y muestra de estudio.

Tabla 7
Índices de ajuste del modelo de Bienestar Psicológico

X2 (df) RMSEA (90%, lo-hi) CFI NNFI SRMR
2569,15 (614) 0.068 (0.065-0.071) 0.95 0.94 0.060

Fuente: Elaboración propia.

Como se observa en la Tabla 7 de índices de bondad de ajuste, el modelo teórico de la escala de Bienestar Psicológico se consideraría con buen ajuste, pues posee un valor de RMSEA de 0.068 considerado dentro del rango aceptable, un valor CFI igual a 0.95 y un valor de NNFI levemente inferior a lo considerado aceptable (0.95) y un SRMR con un valor de 0.060 en el límite de lo considerado para un buen ajuste. En conjunto se concluye que el modelo tendría un ajuste adecuado.

Conclusiones

Como toda investigación el presente estudio no está exento de limitaciones. Por un lado, sólo se utiliza muestra de estudiantes de una ciudad, por lo que es una observación parcial de lo que sucede en el conjunto de los universitarios chilenos.

Una segunda limitación tendría relación con la utilización de escalas de autoinforme como herramienta única en el estudio. Generalmente esto puede derivar en sesgos en la información pues al tratarse de una mirada personal en la mayoría de los casos las personas tienden a evaluarse positivamente, es decir a sobrevalorarse.

El objetivo de este estudio no fue generar indicadores de bienestar psicológico en población universitaria, sino más bien evaluar las características del instrumento. Sin embargo, es relevante considerar en la evaluación del bienestar psicológico un conjunto de miradas tanto cuantificables (a través de escalas de auto reporte) como de las verbalizaciones que permitan visualizar lo que sucede con las personas.

Realizar estudios que verifiquen las características psicométricas y el modelo factorial adecuado es un punto inicial. Sin embargo, con la finalidad de disponer de instrumentos estandarizados a la realidad chilena con normas o baremos propios, se requiere incrementar la muestra de estudio o realizar otras investigaciones con otras muestras diferentes o complementarias permitiendo que la realidad investigada sea más heterogénea a fin de tener una visión más amplia del comportamiento de la escala en otros contextos universitarios del país y en otros grupos etarios. La verificación de las características de instrumentos desarrollados en otros contextos constituye, además, una mirada previa a la construcción de instrumentos desarrollados en el contexto nacional para indagar temáticas de interés en nuestra sociedad.

Se proyecta por lo tanto una línea de investigación y de intervención centrada en primer lugar en contar con herramientas para asegurar el desarrollo de perfiles psicológicos y psicopedagógicos de los estudiantes universitarios chilenos que permitan realizar diagnósticos, intervenciones y evaluaciones de los procesos de apoyo institucional tendientes a colaborar en la adaptación y éxito universitario de las personas, además de sugerir estrategias para favorecer y fortalecer estas temáticas a nivel estudiantil, a nivel del profesorado y a nivel de las organizaciones que trabajan estas temáticas.

Asimismo, se espera ampliar la muestra de investigación a otros grupos etáreos ya sea más jóvenes (púberes y adolescentes de enseñanza secundaria) y a adultos y adultos mayores, con la finalidad de contar con una escala que posea baremos que permitan obtener información respecto de la percepción de las personas respecto a sí mismos a lo largo del ciclo vital.

Aplicaciones prácticas del estudio

Este estudio es concebido como un punto de partida para el desarrollo de un programa integral de apoyo a los estudiantes universitarios. Esto se plantea debido a que en este último quinquenio las instituciones de educación superior chilenas se han centrado en apoyar pedagógicamente con algunos programas remediales a los estudiantes (reforzamiento de las deficiencias en materias específicas) y algunas acciones aisladas de intervención y apoyo durante el primer año de vida universitaria de los estudiantes. A pesar de esto escasamente se han desarrollado intervenciones que utilicen en forma simultánea el apoyo pedagógico y el diagnóstico e intervención en los factores psicosociales que confluyen en el desempeño y éxito académico de manera permanente. Cuando están presentes, estos programas se centran en evaluar de manera intuitiva y sin instrumentos estandarizados y adaptados a la realidad chilena universitaria. O, por el contrario, se asumen como problemas de salud mental a resolver de manera terapéutica.

Por lo tanto, contar con escalas adaptadas y estandarizadas es una tarea de mucha importancia que permite visualizar al bienestar psicológico, al autoconcepto, a la autoeficacia y a la inteligencia emocional, entre otros constructos, como parte de un engranaje global frente al cual se puede intervenir institucionalmente. El fortalecimiento de los programas institucionales y los departamentos encargados del trabajo con los estudiantes universitarios, de manera que se realice una intervención transversal que no sólo involucre a los estudiantes sino a la comunidad universitaria en general, es un objetivo estratégico de esta línea de investigación e intervención.



Bibliografía

Abbott, R. A., Ploubidis, G. B., Huppert, F. A., Kuh, D., Wadsworth, M. E. J. y Croudace, T. J. (2006). Psychometric evaluation and predictive validity of Ryff's psychological well-being items in a UK birth cohort sample of women. Health and Quality of Life Outcomes, 4, 76.

Argyle, M. y Martin, M. (1991). The psychological causes of happiness. En F. Strack, M. Argyle y N. Schwarz (Eds.), Subjective well-being: An interdisciplinary perspective (pp. 77-100). Oxford: Pergamon Press.

Bilbao, M. (2008). Creencias sociales y bienestar: Valores, creencias básicas, impacto de los hechos vitales y crecimiento psicológico. Tesis Doctoral no publicada, Departamento de Psicología Social y Metodología de las Ciencias del Comportamiento, Universidad Del País Vasco - Euskal Herriko Unibertsitatea, España.

Bronfenbrenner, U. (1977). Toward an experimental ecology of human development. American Psychologist, 32, 513-530.

Cabañero, M. J., Richard, M., Cabrero, J., Orts, I., Reig, A., y Tosal, B. (2004). Fiabilidad y validez de la Escala de Satisfacción con la Vida de Diener en una muestra de mujeres embarazadas y puérperas. Psicothema, 16, 448-455.

Díaz, D., Rodríguez, R., Blanco, A., Moreno, B., Gallardo, I., Valle, C. y van Dierendonck, D. (2006). Adaptación española de las Escalas de Bienestar Psicológico de Ryff. Psicothema, 18 (3), 572–577.

Diener, E. y Lucas, R. E. (1999). Personality and subjective well-being. En D. Kahneman, E. Diener y N. Schwarz (Eds.), Well-being: The foundations of hedonic psychology (pp. 213-227). New York: Russell Sage.

Duckworth, A. L., Steen, T. A. y Seligman, M. E. P. (2005). Positive psychology in clinical practice. Annual Review of Clinical Psychology, 1, 629-651.

Furnham, A. (2003). Belief in a just world: Research progress over the past decade. Personality and Individual Differences, 34, 795–817.

Hu, L. y Bentler, P. M. (1999). Cutoff criteria for fit indexes in covariance structure analysis. Conventional criteria versus new alternatives. Structural Equation Modeling, 6, 1-55.

Keyes, C., Shmotkin, D. y Ryff, C. (2002) Optimizing well-being: The empirical encounter of two traditions. Journal of Personality and Social Psychology, 82, 1007-1022.

Lima, M. L. y Novo, R. (2006). Nós por cá todos bem? Bem-estar subjetivo e social em Portugal e na Europa. En J. Vala y A. Torres (Eds.), Contextos e attitudes sociais na Europa (pp. 147-182). Lisboa: Instituto de Ciências Sociais.

Montero, I. y León, O. (2005). Sistema de clasificación del método en los informes de investigación en psicología. International Journal of Clinical and Health Psychology, 5 (1), 115–127.

Navarro, E., Meléndez, J. C., y Tomás, J. M. (2007). Influencia de la edad en el bienestar de los mayores. Ponencia presentada en el 49 Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, Palma de Mallorca.

Ryan, R. y Deci, E. (2001). On happiness and human potentials: A review of research on hedonic and eudaimonic well-being. Annual Review of Psychology, 52, 141-166.

Ryff, C. D. (1989). Happiness is everything: or is it? Explorations on the meaning of psychological well-being. Journal of Personality and Social Psychology, 57, 1069-1081.

Ryff, C. D. (1995). Psychological well-being in adult life. Current Directions in Psychological Science, 4, 99-104.

Ryff, C. D. y Keyes, C. (1995). The structure of psychological well-being revisited. Journal of Personality and Social Psychology, 69, 719-727.

Ryff, C. D. y Singer, B. H. (2006). Best news yet on the six-factor model of well-being. Social Science Research, 35, 1103–1119.

Seligman, M. E. P. (2003). La auténtica felicidad. Barcelona: Vergara.

Snyder, C. R. y López, S. J. (2005). Handbook of positive psychology. New York: Oxford University Press.

Springer, K. V. y Hauser, R. M. (2006). An assessment of the construct validity of Ryff’s scales of psychological well-being: Method, mode and measurement effects. Social Science Research, 35, 1080-1102.

Springer, K. V., Hauser, R. M. y Freese, J. (2006). Bad news indeed for Ryff’s six-factor model of well-being. Social Science Research, 35, 1120-1131.

Tomás, J. M., Meléndez, J. C. y Navarro, E. (2008). Modelos factoriales confirmatorios de las escalas de Ryff en una muestra de personas mayores. Psicothema, 20, 298-304.

Triadó, M. C. (2003). Envejecer en entornos rurales. Madrid: IMSERSO.

Triadó, C., Villar, F., Solé, C. y Celdrán, M. (2007). Construct validity of Ryff’s scale of psychologial well-being in Spanish older adults. Psychological Reports, 100, 1151-64.

van Dierendonck, D. (2004) The construct validity of Ryff’s Scale of Psychological well-being and its extension with spiritual well-being. Personality and Individual Differences, 36 (3), 629-644.

Veenhoven, R. (1999). Quality-of-life in individualistic society: A comparison in 43 nations in the early 1990’s. Social Indicators Research, 48, 157-186.



1 Valor de KMO debe encontrarse entre 0.50 y 1.0.

2 Traducción realizada en la investigación de Díaz, Rodríguez, Blanco, Moreno, Gallardo, Valle y van Dierendonck (2006).

3 Método de rotación: Normalización Oblimin con Kaiser.

4 Método de extracción: Máxima verosimilitud.

5 Método de rotación: Normalización Oblimin con Kaiser.



Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 License.